Una balanceadora es absolutamente indispensable dentro de un taller mecánico ya que a través de ella se brindan servicios para equilibrar las ruedas con lo que se corrigen problemas en la dirección del automóvil. Por medio de estos equipos es que se pueden revisar las condiciones de los neumáticos como la velocidad y orientación con la que giran. De esta forma, la balanceadora se encarga de ajustar las llantas evitando la vibración del volante.

En el mercado existen diversos tipos de balanceadoras que se adaptan a las necesidades de vehículos que van desde autos deportivos hasta camiones pesados, incluso hay equipos para motos y autobuses. La principal ventaja que ofrecen es que ayudarán a que la rotación de los neumáticos sea uniforme evitando un desgaste desigual.

Esto se logra a través de un procedimiento en el que se consideran los parámetros de distancia del equipo al rin y el ancho, así como el diámetro del rin. Al recibir estos datos, la balanceadora acelera el giro de la llanta mientras los sensores de velocidad recopilan información hasta que se alcanza una velocidad determinada. Además, se desacopla un eje de manivela para que la rueda gire libremente y se puedan obtener las medidas del desbalance tanto del plano interior como exterior.

¿Quieres conocer otras características del funcionamiento de las balanceadoras? Entonces comunícate con el personal de Gruk´s Equipo y Herramientas, expertos en la instalación, mantenimiento y venta de balanceadoras.